Datos comprobados sobre el COVID-19

Esta información de la Organización Mundial de la Salud rectifica rumores frecuentes y falsos sobre el coronavirus (COVID-19).

Unit Image

Antes de poner las vacunas a disposición del público, su seguridad se prueba exhaustivamente

Las vacunas se someten a ensayos exhaustivos antes de introducirse en un país. Científicos y médicos expertos siguen estrictas normas internacionales a la hora de decidir si ponen una vacuna a disposición del público. Las vacunas, como todos los medicamentos, pueden causar efectos secundarios menores y temporales. Los efectos secundarios más graves son extremadamente inusuales. Es mucho más probable que una persona sufra daños graves por una enfermedad que por su vacuna.Fuente: Organización Mundial de la Salud

Unit Image

Las vacunas contra el COVID-19 se desarrollaron rápidamente, pero siguiendo los más altos estándares de seguridad posibles

Como la necesidad de encontrar una vacuna contra el COVID-19 era urgente, los gobiernos y las empresas invirtieron mucho más dinero en desarrollarla. Las fases de investigación y desarrollo tuvieron lugar al mismo tiempo en todo el mundo y se llevaron a cabo siguiendo estrictas normas clínicas y de seguridad. Esto permitió un desarrollo más rápido de la vacuna, pero no significa que los estudios sean menos rigurosos ni que la vacuna sea menos segura.Fuente: Organización Mundial de la Salud

Unit Image

Los efectos secundarios de la vacuna suelen ser leves

Las vacunas protegen nuestro organismo de ciertas enfermedades. Como cualquier medicamento, pueden ocasionar efectos secundarios leves a corto plazo mientras el organismo se adapta a ellas, como dolor en el brazo o fiebre. Es posible, aunque extremadamente inusual, que provoquen efectos secundarios más graves. Es mucho más probable que una persona sufra problemas graves por una enfermedad que por su vacuna.Fuente: Organización Mundial de la SaludProtégete y cuida a los demásSigue estos consejos de prevención comunes para ayudar a frenar la propagación del coronavirus (COVID-19). Más información

Unit Image

En los ensayos de vacunas participa un conjunto diverso de voluntarios

En los ensayos clínicos, las personas se ofrecen de forma voluntaria para recibir y probar la vacuna. Estos voluntarios deben ser de diferentes áreas geográficas, orígenes raciales y étnicos, sexo y edades. También se deben incluir personas con afecciones médicas subyacentes con las que se incrementa el riesgo de contraer la enfermedad. De este modo, se intenta garantizar que la vacuna sea segura y efectiva para todos.Fuente: Organización Mundial de la Salud

Unit Image

Los ensayos de vacunas contra el COVID-19 siguen normas de seguridad y ética

Las vacunas contra el COVID-19, como todas las vacunas, deben seguir protocolos de desarrollo estándar para probar su efectividad e identificar problemas de seguridad o efectos secundarios comunes. Esto incluye varias fases de pruebas con decenas de miles de voluntarios.Fuente: Organización Mundial de la Salud

Unit Image

No es posible hacer una vacuna contra el COVID-19 en casa

El desarrollo de las vacunas es un proceso técnico complicado que no se puede realizar en casa. Implica extensas pruebas de laboratorio seguidas de ensayos clínicos en los que participan miles de voluntarios. Los científicos y médicos expertos son los encargados de aprobar las vacunas en un país.Fuente: Organización Mundial de la Salud

Unit Image

Cuando se usan correctamente, las mascarillas sanitarias no provocan falta de oxígeno ni exceso de dióxido de carbono al respirar

Las mascarillas sanitarias o quirúrgicas son mascarillas lisas o plisadas que se sujetan a la cabeza mediante tiras o lazos. Pueden ser incómodas cuando se usan durante un tiempo prolongado, pero no provocan falta de oxígeno ni exceso de dióxido de carbono al respirar.Fuente: Organización Mundial de la Salud

Unit Image

Beber alcohol no previene ni cura el COVID-19

Beber alcohol no te protegerá del COVID-19. El consumo excesivo de alcohol puede aumentar el riesgo de sufrir otros problemas de salud.Fuente: Organización Mundial de la Salud

Unit Image

Consumir lejía (cloro) o desinfectante es peligroso y no previene el COVID-19

La lejía (cloro) y otros desinfectantes son tóxicos. No los bebas, pulverices sobre tu cuerpo ni introduzcas en tu organismo bajo ningún concepto. Solo se deben usar para desinfectar superficies cuidadosamente.Fuente: Organización Mundial de la Salud

Unit Image

Beber metanol o etanol es peligroso y no previene ni cura el COVID-19

El metanol y el etanol son sustancias tóxicas. Beberlas no mata el virus del COVID-19 y puede provocar discapacidad o incluso la muerte. Algunos productos de limpieza contienen metanol y etanol y pueden utilizarse para desinfectar las superficies con cuidado.Fuente: Organización Mundial de la Salud

Unit Image

Contener la respiración no es una prueba de COVID-19

Ser capaz de contener la respiración durante 10 segundos o más sin toser ni sentir molestias no significa que no tengas COVID-19 u otra enfermedad pulmonar. La mejor manera de confirmar si tienes el virus del COVID-19 es mediante una prueba de laboratorio.Fuente: Organización Mundial de la Salud

Unit Image

Comer ajo no previene ni cura el COVID-19

El ajo es un alimento saludable que puede matar algunos microbios, pero no hay evidencia de que proteja a las personas contra el COVID-19. La mejor manera de protegerte del COVID-19 es mantenerte a una distancia segura de las demás personas y lavarte bien las manos frecuentemente.Fuente: Organización Mundial de la Salud

Unit Image

Las personas jóvenes pueden contraer el COVID-19

El virus del COVID-19 puede infectar a personas de todas las edades. Todos debemos tomar medidas de prevención, independientemente de la edad, como lavarnos las manos con frecuencia y mantenernos a una distancia segura de las demás personas.Fuente: Organización Mundial de la Salud

Unit Image

El calor y la humedad no detienen la propagación del COVID-19

El clima cálido y soleado no evita el contagio de COVID-19. Se registraron casos de COVID-19 en países con climas cálidos. La mejor manera de protegerte del COVID-19 es mantenerte a una distancia segura de las demás personas y lavarte bien las manos frecuentemente.Fuente: Organización Mundial de la Salud

Unit Image

Comer pimientos picantes no cura ni previene el COVID-19

Los pimientos o chiles son sabrosos, pero su consumo no previene ni cura el COVID-19. La mejor manera de protegerte del COVID-19 es mantenerte a una distancia segura de las demás personas y lavarte bien las manos frecuentemente.Fuente: Organización Mundial de la Salud

Unit Image

El COVID-19 no se trata ni previene con antibióticos

Los antibióticos solo combaten las bacterias, no los virus, y el COVID-19 es una enfermedad causada por un virus. Los pacientes con COVID-19 pueden recibir antibióticos para tratar infecciones bacterianas que se desarrollan al mismo tiempo.Fuente: Organización Mundial de la Salud

Unit Image

Las vitaminas y los suplementos minerales no curan el COVID-19

El zinc, las vitaminas D y C, y otros suplementos no curan el COVID-19, aunque son importantes para el buen funcionamiento del sistema inmunitario y la salud en general.Fuente: Organización Mundial de la Salud

Unit Image

Los baños de agua caliente no previenen el COVID-19

Con independencia de la temperatura del agua de la bañera o la ducha, la temperatura corporal sigue siendo casi la misma. De hecho, si el agua está muy caliente, puede provocar quemaduras. La mejor manera de protegerte del COVID-19 es mantenerte a una distancia segura de las demás personas y lavarte bien las manos frecuentemente.Fuente: Organización Mundial de la Salud

Unit Image

El frío y la nieve no previenen el COVID-19

El frío no cura, trata ni evita la propagación del COVID-19. La mejor manera de protegerte del COVID-19 es mantenerte a una distancia segura de las demás personas y lavarte bien las manos frecuentemente.Fuente: Organización Mundial de la Salud

Unit Image

Las vacunas contra la neumonía no previenen el COVID-19

El virus del COVID-19 es tan nuevo y diferente que necesita su propia vacuna. No obstante, sí se recomiendan las vacunas existentes para prevenir la neumonía.Fuente: Organización Mundial de la Salud

Unit Image

Los secadores de manos no previenen el COVID-19

Los secadores de manos no matan el virus del COVID-19. Para protegerte del virus, límpiate las manos con un desinfectante a base de alcohol o lávatelas con agua y jabón frecuentemente. Una vez limpias, sécatelas bien con toallitas de papel o con un secador de aire caliente.Fuente: Organización Mundial de la Salud

Unit Image

Enjuagarse la nariz con solución salina de forma periódica no previene el COVID-19

No hay evidencia de que el lavado periódico con solución salina proteja a las personas contra el COVID-19 u otras infecciones respiratorias. Existen algunas pruebas de que puede contribuir a una recuperación más rápida frente a un resfriado común.Fuente: Organización Mundial de la Salud

Unit Image

No se deben usar lámparas ultravioletas para prevenir o curar el COVID-19

No se deben usar lámparas ultravioletas para desinfectar la piel ni las manos, ya que pueden causar irritaciones y provocar daños en la vista. El método más efectivo de eliminar el virus del COVID-19 es limpiarse las manos con un desinfectante a base de alcohol o lavárselas con agua y jabón.Fuente: Organización Mundial de la Salud

Unit Image

El COVID-19 no se propaga por medio de picaduras de mosquito

No hay evidencia de que el COVID-19 se propague mediante las picaduras de los mosquitos. El COVID-19 se propaga principalmente por medio de gotículas producidas cuando una persona infectada tose, estornuda o habla. También es posible contagiarse al tocar una superficie contaminada y llevarse las manos a los ojos, la nariz o la boca. Para protegerte, lávate las manos con frecuencia y desinfecta las superficies de más contacto en la casa.Fuente: Organización Mundial de la Salud

Unit Image

Las moscas no transmiten el COVID-19

No hay evidencia de que las moscas domésticas propaguen el COVID-19. El COVID-19 se propaga principalmente por medio de gotículas producidas cuando una persona infectada tose, estornuda o habla. También es posible contagiarse al tocar una superficie contaminada y llevarse las manos a los ojos, la nariz o la boca. Para protegerte, lávate las manos con frecuencia y desinfecta las superficies de más contacto en la casa.Fuente: Organización Mundial de la Salud

Unit Image

Las redes móviles 5G no propagan el COVID-19

Los virus, incluido el que causa el COVID-19, no se transmiten por medio de ondas de radio ni redes móviles. El COVID-19 se está propagando en muchos países que no tienen redes móviles 5G.Fuente: Organización Mundial de la Salud

Unit Image

Es muy poco probable que el COVID-19 se propague por medio del calzado

La probabilidad de que el COVID-19 se propague a través del calzado es muy baja. Como medida de seguridad adicional, puedes dejar el calzado en la entrada, especialmente si en tu casa hay bebés o niños pequeños que juegan en el suelo. De esta forma, evitarás que tengan contacto con la suciedad o los residuos de las suelas de los zapatos.Fuente: Organización Mundial de la Salud

Unit Image

El COVID-19 lo provoca un virus, no una bacteria

El virus que causa el COVID-19 pertenece a una familia llamada Coronaviridae. Los antibióticos no combaten los virus. Algunas personas con COVID-19 también desarrollan coinfecciones bacterianas, en cuyo caso un médico podría recomendarles el uso de antibióticos.Fuente: Organización Mundial de la Salud

Unit Image

La mayoría de las personas se recuperan del COVID-19

La mayoría de las personas que contraen COVID-19 sufren síntomas leves o moderados y pueden recuperarse con atención médica. Si tienes síntomas como tos, fiebre o dificultad para respirar, busca asistencia médica. Llama a un médico antes de ir al centro de salud u hospital. Si tienes fiebre y vives en una zona con malaria o dengue, llama a un médico de inmediato.Fuente: Organización Mundial de la Salud

Unit Image

Los termómetros sin contacto detectan la fiebre, no el COVID-19

Los termómetros sin contacto pueden detectar si las personas tienen fiebre, que puede ser un síntoma de COVID-19. Sin embargo, no todo aquel que se contagia de COVID-19 desarrolla fiebre. Los termómetros sin contacto tampoco pueden detectar a personas infectadas que aún no tienen fiebre. Esto se debe a que las personas infectadas con COVID-19 tardan de 2 a 10 días en desarrollar fiebre.Fuente: Organización Mundial de la Salud

Unit Image

Las personas mayores no son las únicas en riesgo de contraer COVID-19

El virus del COVID-19 puede infectar a personas de todas las edades, si bien las mayores de 60 años o con afecciones médicas como asma, diabetes y cardiopatías tienen mayor riesgo de enfermarse gravemente. Todos debemos tomar medidas de prevención, como lavarnos las manos con frecuencia y mantenernos a una distancia segura de las demás personas.Fuente: Organización Mundial de la Salud

Unit Image

No se debe usar hidroxicloroquina para tratar el COVID-19

La hidroxicloroquina y la cloroquina son tratamientos para la malaria y otras enfermedades. Sin embargo, la OMS no recomienda ninguno de los dos para tratar el COVID-19, independientemente de la gravedad de la enfermedad. No se ha demostrado que la hidroxicloroquina y la cloroquina reduzcan la mortalidad ni la duración de la hospitalización, y pueden aumentar el riesgo de diarrea, náuseas o vómitos.

Déjanos un comentario